::   ::   ::   ::   ::
 
 

Foros de discusión HispaSeti
Unión de los grupos Hispanos de Seti@Home
 
 RegistrarseRegistrarse 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   MiembrosMiembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   RegistrarseRegistrarse   Volver a la Web principalVolver a HispaSeti.org
 PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 

Que es la homeopatia?
Ir a página 1, 2  Siguiente
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> De todo un poco
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
Oldno7
Administrador del Foro
Administrador del Foro


Registrado: 22 Mar 2002
Mensajes: 1829

MensajePublicado: Mar 23 Nov 2010 10:30:37    Asunto: Que es la homeopatia? Responder citando

Os acerco una iniciativa interesante en forma de pagina web donde aclara
las principales cuestiones sobre la cada vez mas omnipresente homeopatia.

http://queeslahomeopatia.com/

Tal y como dicen los autores en su introduccion:

La homeopatía es, posiblemente, la pseudomedicina que más de moda está en los últimos tiempos. La creación de una Cátedra de Homeopatía en la Universidad de Zaragoza o la programación por parte de la UNED de tres cursos de máster en los que se enseña esta pseudociencia son pruebas de ello. El propósito de las páginas que pueden leerse a continuación es aportar unas breves pinceladas informativas, de fácil comprensión y acceso, de las que muchas veces carece el consumidor de este tipo de productos. Confiamos en que la divulgación de una serie de conceptos muy importantes (qué es un ensayo clínico, qué es un placebo, cuál es el supuesto mecanismo de acción de la homeopatía) sirva para aclarar toda la desinformación que rodea a esta superchería.

Y para los "perezosos" copio sus "preguntas frecuentes", respondidas, claro:

Pero esto es medicina milenaria, ¿no? Por algo se usará.

En realidad fue inventada hace unos 200 años. En esa época, por ejemplo, no se conocían los virus y bacterias como causantes de muchas enfermedades. La gente moría de enfermedades que hoy en día tienen fácil cura gracias a la medicina basada en el método científico. En cualquier caso, que un remedio sea milenario no lo convierte en bueno. En algunas culturas antiguas se consideraba que los sacrificios humanos evitaban plagas o enfermedades y no por ello funcionan.

¡No tiene efectos secundarios!

El aire tampoco y no por ello cura enfermedades. Es cierto que la homeopatía carece de efectos secundarios: ¡es sólo agua! Pero, cuando se toma un medicamento, se espera tratar una enfermedad y los tratamientos homeopáticos no han demostrado tener la capacidad de hacerlo.

Pero a mí me funciona. ¿Cómo podéis decir que esto es inútil?

Hay personas que se caen de un tejado y sobreviven. ¿Es este un argumento para decir que no es peligroso? La homeopatía funciona como otros placebos: el paciente se cree tratado y con esperanzas de curación y, por tanto, puede mostrar ciertas mejorías en algunos casos. Los medicamentos científicamente probados no sólo poseen la cualidad del efecto placebo, sino que además tratan la enfermedad de forma adecuada y testada. En muchos casos, además, lo que se tiene son claros ejemplos de regresión a la media o remisión espontánea.

De todas formas, ¿qué mal hay en tomarlo, si no hace daño?

Muchos pacientes deciden abandonar sus tratamientos médicos por productos homeopáticos debido a la ausencia de efectos secundarios o a recomendaciones de otras personas. Hay decenas de casos de pacientes que han abandonado tratamientos con una alta probabilidad de éxito debido a la homeopatía, en muchas ocasiones con el resultado de que el enfermo ha acabado muriendo. Cada persona es libre de tomar lo que quiera o incluso a rechazar tratamiento médico, pero también tiene derecho a estar informada y a no caer en tratamientos milagrosos que no pueden curar.

Si no funciona, ¿por qué se vende en las farmacias?

Como dijo el responsable de Boots en la comisión del parlamento británico, “lo vendemos porque la gente lo compra”. Como se explica en la pregunta “¿Un médico me puede prescribir homeopatía?”, los productos homeopáticos no requieren demostrar ninguna efectividad para ser comerciales y, dado que son solo agua, no poseen efectos secundarios adversos que obliguen a utilizar recetas. Las farmacias son negocios y han encontrado una forma fácil de hacer dinero amparadas en una legislación ambigua y en la permisividad de las autoridades sanitarias.

¿Es lo mismo homeopatía que remedios naturales, remedios herbales o cosas similares?

No. La homeopatía, como se explica en Historia de la Homeopatía, consiste en diluir un producto químico tantas veces que al final no existe ninguna molécula de dicho compuesto en el producto y se atribuye el poder curativo a la memoria de agua. Algunos remedios naturales o herbales pueden tener alguna base científica para uso médico, mientras que otros carecen de pruebas que apoyen su uso terapéutico. En cualquier caso, su efectividad suele ser limitada y nunca es milagrosa. Esto es debido a que los componentes químicos que tratan la enfermedad en cuestión, denominados principios activos, no suelen estar concentrados en estos remedios. En los remedios homeopáticos, en cambio, los componentes químicos han desaparecido por completo durante el proceso de elaboración, y su efecto terapéutico real es, por tanto, nulo.

Pero existen medicamentos homeopáticos que contienen además productos naturales.

Sí, pero se trata simplemente de una argucia de los fabricantes para aprovechar la peculiar situación legal de los productos homeopáticos.

¿Es cierto que la homeopatía trata al enfermo, mientras que la medicina convencional sólo trata la enfermedad?

Sí y no. La medicina convencional trata la enfermedad, en efecto, pero procurando personalizar al máximo el tratamiento. Por otra parte, que los homeópatas afirmen que ellos “tratan enfermos” no quiere decir, como puede pensarse, que proporcionen un tratamiento más completo, sino todo lo contrario: de acuerdo con la doctrina de Hahnemann, las enfermedades como tales no existen, de modo que lo que hay que tratar son los síntomas (y sólo los síntomas) que experimenta el enfermo, teniendo en cuenta además una serie de características que la mayoría de las veces no tienen nada que ver con sus dolencias y que en ocasiones llegan al absurdo, como el color de sus ojos, la postura que adopta en la cama para dormir, si se ensucia mucho o poco la ropa o los sueños que haya tenido últimamente. Un tratamiento homeopático para el dolor de cabeza se fijará tan sólo en ese síntoma (el dolor de cabeza) y aspectos tales como si el paciente es diestro o zurdo, el tipo de películas que le gustan y su comida favorita, pero no se preocupará en absoluto de determinar si el dolor de cabeza es una simple cefalea o se debe a un tumor cerebral.

¿Un médico me puede prescribir homeopatía?

En la práctica, sí, amparado en una legislación muy ambigua. Los médicos pueden recetar (y los farmacéuticos preparar) medicamentos destinados de forma específica para un paciente. Todos los medicamentos, incluidos los homeopáticos, deben cumplir tanto la Ley de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios (Ley 29/2006) como el Real Decreto 1345/2007, que, en principio, obligan a que cualquier tratamiento demuestre su eficacia para que se autorice su comercialización. Si embargo, las propias normas establecen una única excepción a este régimen: los productos homeopáticos pueden ser autorizados sin necesidad de demostrar eficacia alguna. Se trata de una trasposición de la normativa de la Unión Europea, que permitió este régimen excepcional debido a las presiones de la industria homeopática, especialmente la francesa, que de otro modo hubiese tenido que retirar del mercado sus productos ante la imposibilidad de demostrar que sirvan para algo.

A pesar de que este trato de favor se introdujo en España en 1994, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) no ha autorizado aún ni un solo producto homeopático, si bien hace la vista gorda en cuanto a su venta. Por otra parte, los intentos de elaborar una normativa específica para los tratamientos homeopáticos y otras terapias “alternativas” han fracasado debido a la oposición de las diversas comisiones encargadas de su estudio, que no han podido encontrar ninguna evidencia de que resulten eficaces para nada, por lo que en la actualidad existe un vacío legal que permite que médicos y personas que no lo son, incluso que carecen de titulación alguna, puedan prescribir homeopatía.

¿Por qué la homeopatía parece eficaz en animales?

En el caso de los animales, estudios recientes utilizando placebos apuntan a que los cuidadores tienden a pensar que el animal mejora aun cuando no existe realmente un tratamiento ni una mejora relacionada con él. Dado que la homeopatía funciona como un placebo, los cuidadores y veterinarios pueden verse influenciados de igual forma. Además, no hay suficientes indicios que apunten a que los animales tratados homeopáticamente mejoren en el desarrollo de sus enfermedades ni siquiera considerando el efecto placebo antes mencionado.

¿Por qué la homeopatía parece eficaz en niños?

Los estudios realizados en niños utilizando productos homeopáticos no han demostrado ser más eficaces que el efecto placebo. Existen algunos estudios, normalmente patrocinados por empresas homeopáticas, que defienden mejorías en los pacientes de ciertas enfermedades. Sin embargo, dichos estudios nunca se realizan usando doble o triple ciego (necesario para evitar el prejuicio del investigador), número de muestras significativas o incluso controles simples con placebos.

Por otra parte, muchísimas dolencias infantiles mejoran con el paso del tiempo y algunas llegan a desaparecer con la llegada de la adolescencia. Muchos padres llegan a creer que el asma o los cólicos de su hijo desaparecieron gracias a la homeopatía, sin darse cuenta de que en los niños que no reciben ningún tratamiento específico (o sólo un tratamiento para el alivio de los síntomas) estas dolencias también desaparecen.

¿Un homeópata tiene un título oficial que acredite sus conocimientos?

Existen multitud de títulos homeopáticos, algunos de los cuales pueden obtenerse mediante cursos online de apenas unos minutos. Por otra parte, aunque la legislación española permite autorizar los productos homeopáticos como medicamentos sin necesidad de demostrar que sirvan realmente para algo, la Agencia de Medicamentos no ha autorizado ninguno, por lo que en principio puede recetarlos cualquiera. Además, ¿qué conocimientos requiere un especialista para recetar productos que de cualquier forma no han demostrado ser efectivos?

¿Cómo me podéis demostrar que el agua no tiene memoria?

No se puede demostrar que carece de memoria, igual que no se puede demostrar que no existen duendes. ¡Siempre habrá una excusa para explicar por qué no los vemos o encontramos su rastro! Lo que se podría demostrar es que el agua tiene memoria. Sólo haría falta una prueba al respecto, y nadie la ha presentado todavía. El único intento serio fue presentado hace unas décadas por el Dr. Benveniste y posteriormente se dejó claro, más allá de cualquier duda razonable, que se trataba de un estudio fraudulento. Curiosamente, según los defensores de la homeopatía, el agua sólo recuerda lo que a ellos les interesa y no el resto de productos que han estado en contacto con ella.

Por otra parte, muchos remedios homeopáticos se presentan en forma de gránulos o píldoras de sacarosa y lactosa que fueron impregnadas con el agua supuestamente “dinamizada”, pero que acaba evaporándose. ¿Qué queda entonces de la memoria del agua, hay que creer también en la memoria de la lactosa?

Todo esto, ¿no será una campaña de la industria farmacéutica para desprestigiar a la homeopatía?

No. Estas páginas han nacido de la iniciativa de un grupo de ciudadanos preocupados porque la pseudociencia cada vez parece avanzar más. Aparte de esto, no hay que olvidar que la homeopatía forma parte de la industria farmacéutica, y también existen importantes multinacionales, con muchos miles de millones facturados al año, dedicadas al negocio de la homeopatía. La única diferencia es que, según su contabilidad, las industrias homeopáticas gastan mucho menos dinero en investigación, puesto que no tienen que molestarse en comprobar si sus productos funcionan y en demostrarlo ante las autoridades sanitarias. Por otra parte, algunas compañías fabricantes de productos homeopáticos pertenecen a multinacionales farmacéuticas, así que sus intereses no son contrapuestos, sino todo lo contrario.


_________________
Ojala vivas en tiempos interesantes.
(antigua maldicion china)
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor Yahoo Messenger
Avicarlos
Gaussian
Gaussian


Registrado: 30 Jun 2009
Mensajes: 359
Ubicación: Barcelona

MensajePublicado: Mar 23 Nov 2010 11:28:08    Asunto: Responder citando

Perfecta documentación. Hasta antes de leer este artículo, Oldno7, mi idea sobre la homeopatía, se reducía a creer que se trataba de una especie de vacuna muy diluida.
O sea que obligaba al organismo a crear anticuerpos del supuesto causante de la enfermedad.
Y precisamente, por ser vacuna tan, tan, tan diluída, no era de temer ningún rechazo, ni esperar efectos secundarios. Mas bien el efecto probable, era el de placebo.

Saludos de Avicarlos.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
R2D2
Extraterrestre
Extraterrestre


Registrado: 31 Ago 2006
Mensajes: 1132

MensajePublicado: Mar 23 Nov 2010 11:59:21    Asunto: re homeopatía Responder citando

Ya lo he comentado en otras ocasiones al tratar el tema de la Homeopatía, pero creo que la historia de como se descubrió el fraude de Benveniste que pretendía haber demostrado la "memoria del agua" es tan fascinante que merecería una novela o una peli:
Os hago un breve resumen:
Benveniste era un reputado científico francés, con una carrera tan sólida que era un canditado "natural" al Premio Nobel, cuando anunció el descubrimiento de, lo que de ser cierto, sin duda le habría reportado dicho premio y un lugar destacado en la historia de la Ciencia:ni más ni menos que la "memoria del agua", es decir la capacidad del agua para modificar su estructura química dependiendo de la sustancias con las que hubiera entrado en contacto, aún cuando dichas sustancias hubieran desaparecido por completo, lo cual entre otras cosas, habría supuesto el espaldarazo definitivo a las tesis fundacionales de la homeopatía.
Aparentemente, en el laboratorio de Benveniste se había demostrado más allá de toda duda y empleando el método científico, la memoria del agua.
El anuncio produjo tal conmoción e incredulidad en el mundo académico, que se nombró un comité investigador para que bajo su supervisión Benveniste reprodujera sus experiomentos y de este modo confirmar su validez. En el comité investigador estaba incluido J. Randi un mago profesional, ajeno al mundo científico, pero experto en detectar trucos.
Lo que sucedió antes y durante los experimentos y el resultado de de los mismos demuestra que la realidad supera en muchos casos a la ficción, y los que tengáis la curiosidad de buscar el realato en la red, os encontrareis con un drama apasionante en el que se da cita todo lo que forma parte del "espíritu humano": ambición, interés, esperanza, credulidad, ingenio, competencia, etc etc.
Lo dicho, el que quiera pasar un buen rato, que busque el realto en la red porque no tiene desperdicio.
_________________
Si usted muriera y llegara a las puertas del cielo, que le diría a Dios para justificar el ateísmo que ha preconizado a lo largo de su vida?

Citaría a Bertrand Russell: “No había pruebas suficientes, Señor, no había pruebas suficientes.”

Richard Dawkins
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Avicarlos
Gaussian
Gaussian


Registrado: 30 Jun 2009
Mensajes: 359
Ubicación: Barcelona

MensajePublicado: Mar 23 Nov 2010 13:34:04    Asunto: Responder citando

Vamos, que Benveniste, de haber tenido suerte, hubiera sido el precursor de la teoría del "entrelazamiento cuántico". Lástima que ni en su día ni actualmente, se pueda realizar este experimento con naturalidad.

Saludos de Avicarlos.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Oldno7
Administrador del Foro
Administrador del Foro


Registrado: 22 Mar 2002
Mensajes: 1829

MensajePublicado: Mar 23 Nov 2010 14:04:20    Asunto: Responder citando

Avicarlos: despacharse con tal facilidad relacionando "entrelazamiento cuantico" (algo que no solo entra perfectamente en el bagaje de lo asumible segun el conocimiento actual y las teorias aceptadas, sino que hay pruebas -experimentos repetibles, falsabilidad, etc.- desde hace años. Vease en http://es.wikipedia.org/ entrelazamiento cuantico) con algo como "la memoria del agua", me preocupa bastante. En el segundo caso, su prueba tiraria abajo gran parte de los conocimientos que damos por archiprobados.

Os copio el articulo que sobre el "caso Benvenieste" figura en el monografico sobre homeopatia que realizo ARP-SAPC hace algunos años.
http://www.escepticos.es/?q=node/41 (enlace al monografico)
http://www.escepticos.es/?q=node/406 (enlace al articulo copiado)


El Caso Benveniste

El 30 de Junio de 1988 apareció publicado en la prestigiosa revista científica Nature un artículo firmado por el equipo de Jacques Benveniste, exponiendo una serie de experimentos sobre degranulación de basófilos disparada por anticuerpos muy diluidos.

Los anticuerpos responsables de la hipersensibilidad inmediata en el hombre pertenecen al grupo de la inmunoglobulina E, IgE. Estos anticuerpos tienen una gran capacidad para adherirse a la membrana de los basófilos polimorfonucleares -un tipo concreto de glóbulos blancos-. Cuando estas células se exponen a determinado tipo de alergenos, éstos pueden disparar una serie de señales intracelulares en los basófilos, seguidas de una exocitosis de sus gránulos, con la consiguiente liberación de histamina. Éste es un proceso típico en una reacción alérgica. Pero conviene aclarar que el experimento de Benveniste (sería un modelo in vitro para la hipersensibilidad inmediata) los alergenos (antígenos) se sustituyen por anticuerpos anti-IgE (habitualmente del tipo IgG), que son los que se van a someter al proceso de dilución característica de la Homeopatía.

Dicho más sencillo, aunque quizá menos preciso, los basófilos son células responsables de dar la señal de alerta en caso de infección, o al ponerse en contacto con alguna sustancia a la que se sea alérgico, y esto lo hacen liberando histamina. Mediante técnicas adecuadas de tinción, es posible observar y distinguir claramente en el laboratorio si un basófilo ha liberado o no dicha sustancia.

Los experimentos ideados por Benveniste consistían básicamente en poner en contacto preparados de leucocitos con suero de cabra cada vez más diluido en agua destilada, y comprobar si los leucocitos (o más concretamente, mastocitos y basófilos) reaccionaban frente a los anticuerpos anti-IgE presentes en el suero (antisuero anti-IgE), liberando histamina y otros mediadores vasoactivos e inflamatorios.

En unos experimentos preliminares, Benveniste aseguraba haber apreciado el proceso de degranulación al exponer una suspensión leucocitaria a disoluciones de antígenos anti-IgE de hasta una parte en 1018. Ante tal resultado, J. Benveniste diseñó toda una serie de experimentos en doble ciego mediante probetas codificadas, y con muestras de control que contenían concentraciones normales de anticuerpos anti-IgE, o bien ausencia de los mismos.

Una vez realizados los experimentos, se obtuvo como resultado que la respuesta de los basófilos a los anticuerpos anti-IgE fluctuaba en función de la concentración de estos. A determinadas concentraciones la actividad prácticamente desaparecía, reapareciendo a concentraciones menores. Tal respuesta se daba incluso en niveles en los que la probabilidad de encontrar una sola molécula de anticuerpo en la disolución era poco menos que nula.

La explicación propuesta por Benveniste en el mismo artículo es que la información específica de una sustancia se trasmite en el proceso de agitado de la disolución al agua. Ésta actuaría como un molde para la molécula, bien mediante una red indefinida de enlaces por puente de hidrógeno, bien mediante campos eléctricos o magnéticos.

Es de reseñar que al final de dicho artículo, Nature incluye una nota en la que señala como lógico que los lectores compartan la incredulidad de numerosos referees del artículo ante los resultados que en él se exponen, y que Benveniste había aceptado que un equipo de investigadores independientes pudiera observar la repetición de los experimentos. No obstante, eso no impidió que el artículo apareciera publicado.

No sólo eso; en el editorial de dicho número, titulado Cuándo creer lo increíble, se hace una reflexión al respecto. En él se comenta que no hay una explicación objetiva para estas observaciones y que ni siquiera la explicación ofrecida al final del artículo es suficientemente convincente para nadie. El motivo de la publicación del artículo en Nature es permitir que miembros destacados de la comunidad científica puedan descubrir fallos o agujeros en el planteamiento, o sugieran nuevas experiencias que permitan validar las conclusiones. Añade, con gran perspicacia, que no puede haber justificación para utilizar las conclusiones de Benveniste fuera de dicha motivación. El uso de tales conclusiones por parte de los laboratorios homeopáticos, que indudablemente recibirían con agrado el artículo, sería prematuro, y posiblemente erróneo.

Hay que hacer notar que, si se aconsejaba suspender temporalmente cualquier juicio sobre este asunto, no era porque Benveniste estuviera sugiriendo un fenómeno nuevo, sino porque sus sugerencias atacaban abiertamente en su raíz a dos siglos de observación y racionalización de los fenómenos físicos. “El principio de restricción que se aplica aquí es simplemente que, cuando una observación inesperada requiere que una parte sustancial de nuestra herencia intelectual sea desechada, es prudente preguntarse con más cuidado que de costumbre si las observaciones pueden ser incorrectas”.

Obviamente, las contestaciones, réplicas y contra-réplicas no se hacen esperar. Llueven críticas por la publicación en sí del artículo; es decir, por qué se ha aceptado su impresión cuando los datos y el método no convencían especialmente, y así lo habían hecho notar los referees consultados. Por otro lado, existen dudas sobre las garantías ofrecidas por el método utilizado por Benveniste. Parece ser que existen fallos en alguno de los análisis estadísticos; tampoco están claras las garantías de pureza de las muestras para impedir una contaminación ajena al antígeno de cabra, y que pudiera desencadenar el mismo efecto; y se cuestiona la utilización del conteo de basófilos como técnica de medición, en lugar de una medida directa del índice de histamina liberada, que podría ser, en principio, más objetivo.

Pero la mayor controversia llegará con los resultados del comité de evaluación. Tal como había pactado Nature con J.B. una comisión intentaría repetir en su mismo laboratorio los resultados del artículo. Dicha comisión estuvo formada por J. Madox -editor de Nature-, W. Stewart -científico experto en estudio de errores-, y James Randi, conocido mago. Sus resultados fueron, básicamente, que no existía razón para suponer los efectos pretendidos en el artículo de J. Benveniste. Este hecho fue respaldado por otros muchos investigadores independientes que intentaron repetir los experimentos de Benveniste, sin ningún resultado positivo.

Pero tampoco faltaron críticas a esta comisión evaluadora. En primer lugar, la presencia de Randi en el grupo, al margen de su conocida experiencia en desenmascarar fraudes científicos, presuponía una posible mala voluntad en J. Benveniste y su equipo, actitud seguramente innecesaria en una evaluación científica, si partimos de la repetibilidad de los resultados como un punto fundamental dentro del método científico. Por otro lado, ninguno de los tres observadores tenía experiencia previa en el campo concreto del trabajo, con lo que sus conclusiones se referirían exclusivamente a cuestiones metodológicas, y no de fondo. Finalmente, el estudio de muchos meses realizado por Benveniste, fue evaluado en tan sólo cinco días, tiempo a todas luces insuficiente para conseguir resultados concluyentes, salvo que desde el primer momento se presuponga la falsedad de los datos iniciales.

Como ya hicieron notar Madox, Stewart y Randi, dos de los miembros del equipo de Benveniste eran pagados directamente por la empresa de productos homeopáticos Boiron. El mismo Benveniste, ya unos años antes, había sido miembro del consejo de administración de otra empresa similar. Según Benveniste, no se puede prejuzgar que la calidad de una investigación dependa de quién financia a los investigadores. Pero creo que a nadie se le escapa el detalle de que no parece muy digno que una empresa financie investigaciones destinadas a avalar científicamente su propia existencia. Eso implica unos intereses económicos capaces de “justificar” cualquier falso resultado. Además, todos los experimentos que dieron resultados positivos se realizaron por o en presencia de E. Davenas, una de las doctoras pagadas directamente por Boiron.

La existencia de la memoria del agua permitiría justificar los postulados de la práctica homeopática. El postulado fundamental de ésta es el principio de similitud. Merece realmente el título de postulado, es decir, de afirmación tenida por cierta, pero no demostrable. Sin embargo, la experiencia sobre la cual Benveniste quería apoyar su descubrimiento, no tiene nada que ver con el principio de similitud. No se trata aquí de curar absolutamente nada, ni siquiera “in vitro”. Lo que es nuevo es que Benveniste pretende haber observado estas reacciones con disoluciones de anticuerpos de una “potencia” tal que, evidentemente, no queda el más mínimo vestigio de anticuerpo en la disolución. En esto se basa fundamentalmente Benveniste para afirmar que el agua mantiene “memoria” de la sustancia biológica con la que estuvo en contacto -sin plantearse ninguna hipótesis alternativa que justificase el efecto observado-.

Lo que Benveniste quería confirmar no era el principio de similitud, sino la idea de que la información biológica transmitida por los anticuerpos puede subsistir en una disolución, incluso cuando esta última no contenga ni una sola molécula del antígeno.

Así pues, aun en el caso de haberse verificado la “memoria del agua”, no por ello la homeopatía dejaría de ser una aberración científica. Pero si la memoria del agua no se valida, lo sería por partida doble. Científicamente hablando, no podemos asegurar la no existencia del pretendido efecto. Pero sí negamos la existencia de pruebas que lo avalen, y, por tanto, tampoco se justifica la terapia que de ella se deriva.

Siguiendo una técnica de desmistificación ideada hace tiempo por James Randi, la revista Science & Vie ofrecía un millón de Francos al equipo de Benveniste si podía reproducir los resultados de su experimento, en un laboratorio puesto a su disposición por el profesor Jean Dry, presidente de la Unión Terapéutica Internacional. El protocolo, publicado en Science & Vie retoma el experimento realizado por Benveniste en su laboratorio del INSERM, y publicado en Nature. (El INSERM es el Instituto Nacional Francés de la Salud y la Investigación Médica). Pero en esta ocasión, el experimento sería controlado rigurosamente por un jurado presidido por Dry. La respuesta de Benveniste, publicada el 31 de Diciembre de 1988 en Le Monde fue que “La investigación médica no se realiza en teatros de feria. Rehúso, evidentemente, presentarme ante no sé qué tribunal compuesto por periodistas y científicos, científicos que no poseen, entre todos, el nivel suficiente para ser ni siquiera bedeles en el INSERM”.

El 25 de abril de 1989, una comisión científica especializada del INSERM aprueba las investigaciones de la unidad 200 referentes a una sustancia relacionada con los procesos inflamatorios, pero emite un informe desfavorable a las investigaciones relacionadas con altas disoluciones. A este respecto, se muestran contrarios a la renovación del Dr. Benveniste al frente de la misma, si en ella siguen participando laboratorios homeopáticos.
Como consecuencia de este informe, Benveniste hizo saber a Phillippe Lazar, director del INSERM que estaba dispuesto a detener los trabajos que dirigía dentro del INSERM sobre altas disoluciones, aun no estando conforme con la manera en que éstas habían sido valoradas. Una segunda evaluación de la unidad 200 se confía a un equipo de cuatro investigadores, miembros del consejo científico del INSERM, acompañados de forma totalmente excepcional por dos investigadores extranjeros, uno británico y otro americano. El informe que emite esta comisión, mantenido confidencialmente en un primer momento, aconseja la No renovación temporal del Dr. Benveniste en tanto éste no presente un nuevo programa de investigaciones en el que no figuren más los pretendidos efectos biológicos de las altas disoluciones.

Sin embargo, M. Lazar y el ministro de Investigación francés decidieron mantener a Benveniste al frente de su unidad, si bien con ciertas reservas. En palabras de Lazar, “Al margen de la calidad científica de sus trabajos, la libertad de los investigadores en la elección de sus hipótesis y de sus modalidades de trabajo no podrá ser limitada más que por las reglas del derecho común y de la ética deontológica”. Pero el director de un equipo de investigación público tiene una responsabilidad que le compromete más allá de su papel de investigador. Así pues, Lazar prosigue diciendo que “...está claro que las dos comisiones científicas que han examinado sucesivamente los trabajos de la unidad 200 han emitido una expresa reserva sobre los trabajos referentes a las altas disoluciones. Estas reservas se refieren al fondo de sus trabajos, su análisis insuficientemente crítico de los resultados, su aventurada interpretación, la manera de expresarlas públicamente y las consecuencias preocupantes que la publicidad de las mismas podría suponer, como refuerzo de la credibilidad de ciertas prácticas terapéuticas.”

Las condiciones de este contrato tácito para mantener a Benveniste al frente de la unidad 200 suponía que Benveniste debía despedir a los investigadores de su unidad, impuestos de alguna forma por laboratorios homeopáticos, y renunciaba a dar ningún tipo de publicidad referente a la “memoria del agua”. Pero esto, evidentemente no ocurrió así.

Aún hay más. En Octubre de 1989 se celebra en Toulouse un “Foro de las medicinas alternativas y de la vida natural”. En ella tenían sitio propio, desde la homeopatía y la acupuntura, clásicos ya de las alternativas a la medicina, hasta terapias más recientes como la nutriterapia, la macrobiótica, la aromaterapia o la astrología médica. En medio de ellas, y muy en su lugar, estaba Jacques Benveniste presentando una ponencia sobre la memoria del agua. Seguramente los responsables de la sanidad y la investigación en Francia se sintieron muy orgullosos de sí mismos, y de la decisión tomada unos meses antes de mantener a Benveniste al frente de su equipo.

Más aún. A mediados de 1990 aparece una encuesta sobre OVNIs, realizada por Jean-Pierre Petit. Esta encuesta se engloba dentro de larguísima lista de tratados ufológicos en los que el único tema a defender en los mismos es que la ciencia “oficial” y los “poderes fácticos” sólo pretenden enterrar el problema, y que el poder político, el ejército y el mundo científico han lanzado una campaña de desinformación “por razones de estado”. Curiosamente, el prólogo de esta encuesta, en el que se reconoce la manía persecutoria que caracteriza a los ufómanos, y que se observa igualmente en otros dominios de lo paranormal, está firmado por Jacques Benveniste. En realidad, el libro que contiene esta encuesta es el primero de una colección titulada “En los márgenes de la ciencia”, dirigida por Benveniste.

El INSERM no tuvo más remedio que actuar, cerrando la unidad 200 a finales de 1993.

El 1 de Marzo de 1994 apareció en el diario Le Monde la siguiente carta:

“La unidad de investigación 200 del INSERM está cerrada, y sus medios humanos dispersados a pesar de su alto nivel, confirmado por las instancias científicas. Esta desaparición, debida al carácter declaradamente herético de los trabajos sobre altas disoluciones, nos lleva a manifestar nuestra inquietud acerca de ciertas tendencias cuyas consecuencias van más allá de este asunto. Hacemos notar que:

- Hasta este momento, ninguna tentativa de explicación trivial o investigación de los errores se ha presentado, cuando han sido publicados los efectos de altas disoluciones sobre sistemas biológicos por la unidad 200 y varios otros grupos franceses y extranjeros. Sin poder juzgar su valor científico, nos hacemos eco de la existencia de estas publicaciones.

- Los investigadores de la unidad 200 no niegan el papel primordial de las moléculas biológicas, pero proponen que éstas se comunican por frecuencias específicas. Afirman que estas hipótesis, basadas en hechos experimentales, no han sido rechazadas sino porque no son comprensibles dentro del marco de los conocimientos científicos actuales. Quienes las rechazan, por una reacción más teológica que científica, no las han examinado seriamente jamás. Nos parece necesario y justo que las instituciones den su soporte crítico a esta investigación, cuyos beneficios son tanto médicos como industriales; que se instaure un debate científico en lugar de anatemas y amenazas sobre la situación y la dignidad profesional de los investigadores; que les proporcionen los medios defender su trabajo. Esperamos de los responsables científicos que valoren la apertura, la interrogación permanente, la duda, la discusión libre sin la cual no habría investigación, ni en el espíritu ni en la forma. ¿No tiene el investigador la misión de explorar diferentes caminos, en ocasiones peligrosos? Ahora bien, la rigidez estructural, la obediencia a dogmas, la deificación de la razón frente a la sinrazón empujan hoy día al conformismo normativo, causa de retrocesos y abandonos, en ocasiones dramáticos, y no solamente en el campo científico.
No queremos tomar parte en el debate científico. Abogamos por la libertad de investigar, es decir, de pensar, por el derecho a la “herejía”. No debe ser en lo sucesivo tan fácil acallar los hechos, las ideas y a los hombres que molestan”.

Ante esta carta, Michel Rouzé, periodista científico famoso -entre otros temas- por su crítica a la homeopatía y la memoria del agua, hizo una serie de comentarios muy acertados. Para empezar, los trabajos de Benveniste sobre disoluciones no habían sido declarados “heréticos” por nadie. Ningún responsable de investigación había utilizado jamás tal palabra, contraria al espíritu científico tanto como la “deificación de la razón frente a la sinrazón”. “El espíritu científico -dice Rouzé- se opone al dogmatismo. Ignora la noción de una verdad absoluta, que no pertenece sino al terreno de la religión. Todo nuevo resultado, toda teoría presentada para explicar este resultado exige mayor investigación y experimentación. Constatar que los resultados anunciados no son reproducibles no es condenar una herejía. Contrariamente a lo publicado en Le Monde -prosigue Rouzé- los experimentos en los que la “memoria del agua” ha podido ser supuestamente observada han sido realizados por amigos y colaboradores de Benveniste. Los demás han dado resultados negativos.”

Por otro lado, hay que respetar el derecho y la libertad de investigación, siempre que los métodos utilizados entren dentro de lo éticamente aceptable. Pero si aceptamos acríticamente todos los resultados, y los publicamos como ciertos antes de haberlos verificado, cometemos un grave error científico. Como en el resto de las pseudociencias, ¿quién es aquí el dogmático? ¿quien niega que haya pruebas suficientes para demostrar un fenómeno, e impide la publicación del mismo por las repercusiones que pueda tener, o quien se empeña en llamar “ayatollah de la ciencia” -como hizo públicamente Benveniste- a todo aquel que no “cree” en la “memoria del agua”?

El caso Benveniste fue célebre en su momento, sigue siendo citado en la literatura, y no deja de ser un botón de muestra de la forma de actuar que se tiene en ciertos círculos. Su intento de justificar teóricamente la homeopatía quedó en mero intento, y hoy día sus argumentos no son aceptados por ningún miembro de la comunidad científica, o al menos por ninguno que no esté pagado por algún laboratorio homeopático.

_________________
Ojala vivas en tiempos interesantes.
(antigua maldicion china)
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor Yahoo Messenger
R2D2
Extraterrestre
Extraterrestre


Registrado: 31 Ago 2006
Mensajes: 1132

MensajePublicado: Mar 23 Nov 2010 15:35:36    Asunto: re Homeopatia Responder citando

Este es el vídeo sobre Benveniste: es el mejor ejemplo de la potencia del método doble ciego para verificar que algo realmente funciona, independientemente del que realiza el experimento. Y la mejor prueba de su potencia como verificador de hipótesis es que hasta la fecha nadie ha sido capaz de ganar el millón de dólares que la fundación Randi ofrece a cualquiera que demuestre en condiciones de control similar al doble ciego que posee poderes paranormales (que no otra cosa es lo que afirman homeópatas y demás magufos, por respetables que pretendan ser vía cátedras universitarias y otros viejos y falsos argumentos de autoridad.

http://www.youtube.com/watch?v=IES8ydo8QP8
_________________
Si usted muriera y llegara a las puertas del cielo, que le diría a Dios para justificar el ateísmo que ha preconizado a lo largo de su vida?

Citaría a Bertrand Russell: “No había pruebas suficientes, Señor, no había pruebas suficientes.”

Richard Dawkins
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Invitado-2
Invitado





MensajePublicado: Mie 24 Nov 2010 14:31:49    Asunto: Responder citando

O sea cuando sabemos cual es el "agua homeopática" y la tenemos
localizada resulta que SI FUNCIONA porque "creemos" que debe
funcionar.
Luego debe existir alguna explicación a eso ¿no?
Volver arriba
Invitado






MensajePublicado: Mie 24 Nov 2010 15:00:38    Asunto: Responder citando

la mas sencilla:

"Como ya hicieron notar Madox, Stewart y Randi, dos de los miembros del equipo de Benveniste eran pagados directamente por la empresa de productos homeopáticos Boiron. El mismo Benveniste, ya unos años antes, había sido miembro del consejo de administración de otra empresa similar. Según Benveniste, no se puede prejuzgar que la calidad de una investigación dependa de quién financia a los investigadores. Pero creo que a nadie se le escapa el detalle de que no parece muy digno que una empresa financie investigaciones destinadas a avalar científicamente su propia existencia. Eso implica unos intereses económicos capaces de “justificar” cualquier falso resultado. Además, todos los experimentos que dieron resultados positivos se realizaron por o en presencia de E. Davenas, una de las doctoras pagadas directamente por Boiron. "
Volver arriba
Invitado






MensajePublicado: Mie 17 Ago 2011 04:43:06    Asunto: Responder citando

A quien ataque a la homeopatía sin conocerla a fondo, por favor no intente estudiarla seriamente porque corre el riesgo de convertirse en Homeópata y sufrir la desgracia de sus beneficios.
Volver arriba
Alien
Invitado





MensajePublicado: Mie 17 Ago 2011 18:24:06    Asunto: Responder citando

Anonymous escribió:
A quien ataque a la homeopatía sin conocerla a fondo, por favor no intente estudiarla seriamente porque corre el riesgo de convertirse en Homeópata y sufrir la desgracia de sus beneficios.


¿Has oido hablar del doble ciego o las pruebas de control cientificas?
No importa que no se comprenda o no se sepa como funciona algo, lo que si se puede demostrar es si algo funciona o no. Los grupos de control de personas que son tratadas con remedios homeopaticos o con placebos no presentan diferencias. La homeopatia no pasa la prueba, no funciona, es un cuento, lo mismo que otras llamadas medicinas alternativas, reflexoterapias,acupuntura,etc. Esto es lo aceptado por la comunidad cientifica internacional, pero si se quiere seguir a la comunidad internacional de chamanes, cada cual es libre.
Volver arriba
Invitado






MensajePublicado: Mie 17 Ago 2011 22:10:14    Asunto: Responder citando

Ser escéptico es una afectación crónica incurable, si demuestras la eficacia en 200 casos quedarán inconformes y 400 u 800 serán insuficientes, se argumentará deficiencia de procedimiento, mal manejo de variables, etc. La homeopatía se reige por principios universales e inmutables, uno de ellos es la INDIVIDUALIDAD, cada ser es único y posee una exclusiva manera de enfermar, esta condición no es susceptible de someter a procedimientos experimentales convencionales con grupos control. Un caso único se cura con un remedio único seleccionado de entre aproximadamente 3000 registrados en la materia médica homeopática. Demostrar es labor del investigador científico; restablecer la salud de los enfermos es función del médico. Si la comunicad científica se incomoda por no encontrar una respuesta favorable a sus requerimientos, el homeopata sólo se intereaa por aplicar correctamente los principios y técnicas contenidos en la doctrina homeopática. La homeopatía avanza extendiendose y oficializándose en el mundo con, sin y a pesar de los ataques, la verdad jamás puede ser extinguida. "Y sin embargo se mueve".
Volver arriba
Alien
Invitado





MensajePublicado: Jue 18 Ago 2011 19:23:38    Asunto: Responder citando

¿Y que oscuros intereses puede tener la comunidad cientifica contra la homeopatia? ¿No es mas razonable pensar que simplemente alerta contra las pseudociencias o medicinas alternativas sin fundamento que se abren camino por la falta de cultura cientifica de la mayoria de la poblacion incluyendo a su clase politica?

La ciencia no es una creencia que pida fe y persiga herejes, esta abierta a examinar cualquier remedio, pero ¿habra que hacer alguna prueba para ver si el remedio propuesto tiene algun efecto no?

Si yo digo que un remedio que he descubierto es eficaz para curar algo, no vale que de 3, 30 o 300 testimonios de personas que creen que les ha servido. Tendre que dar tambien el porcentaje que suponen sobre el total de personas tratadas, o ver si la afeccion que tenian no es grave y se cura sola sin ningun tratamiento en la misma proporcion de casos que se presentan como favorables por el remedio propuesto, etc. Las pruebas de control no son mas que sentido comun y racionalidad, y por supuesto que la homeopatia es susceptible de someterse a ellas, lo que pasa es que no pasa esas pruebas. Y es facilisimo pasarlas si el remedio que se evalua tiene algun efecto.
Volver arriba
Invitado






MensajePublicado: Lun 22 Ago 2011 16:33:04    Asunto: Responder citando

No precisamente es la comunidad científica, sino la industria farmacéutica transnacional en monopolio, la que financia los estudios de investigación en fármacos, es quien se empecina en desprestigiar a la homeopatía, en razón de obviedad, por la pérdida de ganancias que implicaría el reconocimiento de su validez; por una parte, porque tendría que compartir a sus enfermos consumidores, y por la otra, por razón de costos ya que en comparación a los productos farmacéuticos “de patente” el medicamento homeopático resulta prácticamente gratuito.
Reconozco que la actividad de la comunidad científica seria y honesta, contribuye a alertar contra cualquier tipo de charlatanería, pero todo lo que es falso tarde que temprano cae por su propio peso. La población usuaria de la terapéutica homeopática no se circunscribe únicamente a gente ignorante, sino que a lo largo de su historia de más dos siglos, grandes y modestas personalidades de diversos estratos socioculturales, se han beneficiado con su uso.
Algo que también ha contribuido al desprestigio de la homeopatía ha sido la proliferación de “habilitados express” por instituciones educativas sin escrúpulos y que con el único afán de lucrar sin pensar seriamente en las consecuencias futuras de esta actitud ofrecen diplomados o cursos de 2 a 6 meses, de manera tal que un albañil, un carnicero, un mecánico, una ama de casa o un abogado con el debido respeto que me merecen estas dignas y honrosas actividades, de la noche a la mañana cambian su indumentaria laboral por la bata blanca, abren su consultorio y aunque operando clandestinamente se hacen llamar médicos homeópatas.
Entiendo la incertidumbre que ocasiona el no poder someter a la homeopatía bajo un riguroso enfoque cuantitativo de investigación. En homeopatía no hay enfermedades sino enfermos, no hay faringoamigdalitis aguda o crónica, no hay asmáticos, no hay diabéticos, no hay cancerosos, etc. etc., lo que hay solo son individuos que presentan una alteración de la salud manifestada a través de signos y síntomas; es decir, enfermos y ninguno es semejante a otro cada uno de ellos tiene una manera muy peculiar de enfermar, no se les puede distribuir por grupos. En la medicina “clásica” u “oficial” como ejemplo, se pueden agrupar a 200 sujetos quienes se han diagnosticado con amigdalitis aguda y de todos ellos hacer dos grupos de 100, a un grupo aplicar un determinado antibiótico y a otro grupo control un placebo sin que el investigador ni el sujeto de experimentación sepan lo que se le administró, antibiótico o placebo previamente codificados; esto es un estudio doble ciego y dado que los datos obtenidos se representan mediante cantidades y se analizan por métodos estadísticos se tiene un enfoque netamente cuantitativo.
La terapéutica homeopática es sumamente compleja y para comprenderla y aplicarla eficazmente es preciso estudiarla profundamente, cada día y durante toda la vida, pero la pereza mental es el primer obstáculo a eliminar, todo se pretende obtener “pelado y en la boca”.
Volver arriba
R2D2
Extraterrestre
Extraterrestre


Registrado: 31 Ago 2006
Mensajes: 1132

MensajePublicado: Mie 24 Ago 2011 12:54:29    Asunto: re invitado Responder citando

Anónimo: vaya pòr delante que si me tomo la molestia de contestarte no es porque crea que estás interesado en un debate racional y objetivo, puesto que no hay más que leerte para darse cuenta de que eres un "creyente" y contra las creencias, por más evidentemente falsas que resulten al enfrentarlas a los hechos objetivos, no existe antídoto. En consecuencia mi respuesta es por si algún lector desinformado puede ser engañado por tus "razonamientos" (entre comillas y por llamarl de alguna manera a tus particulres creencias)
Anonymous escribió:
No precisamente es la comunidad científica, sino la industria farmacéutica transnacional en monopolio, la que financia los estudios de investigación en fármacos, es quien se empecina en desprestigiar a la homeopatía, en razón de obviedad, por la pérdida de ganancias que implicaría el reconocimiento de su validez; por una parte, porque tendría que compartir a sus enfermos consumidores, y por la otra, por razón de costos ya que en comparación a los productos farmacéuticos “de patente” el medicamento homeopático resulta prácticamente gratuito
Dos flagrantes falsedades:
1º La industria farmacéutica como cualquier industria, está interesada en primer lugar en ganar dinero: le importa un comino si el dinero lo gana fabricando medicamentos que funcionan (los que han pasado los controles adecuados) que si lo gana fabricando ttos homeopáticos cuyo efecto terapéutico es exactamente el mismo que el de un placebo. La prueba de esto es que en TODAS las farmacias españolas (que son las que conozco) y que evidentemente forman parte del engranaje de la Industria farmaceútica se publicitan y venden sin ninguna restricción ttos. homeopáticos. Además apuesto con los ojos cerrados que la industria farmaceútica propiamente dicha (es decir las grandes multinacionales farmaceúticas) tienen intereses e inversiones en la industria de los ttos homeopáticos, aunque por motivos obvios (el descrédito científico a su reputación), no los aireen.
2º Si las farmacias venden tratamientos homeópaticos es porque evidentemente ganan su buen dinero con ellos, con lo cual eso de que los ttos (que no medicamentos) homeopáticos son parcticamente gratuitos no te lo crees ni tú ( a no ser claro esta que te refieras a que son gratuitos de fabricar porque no son más que agua embotellada en pequeños frasquitos).

Anonymous escribió:

Reconozco que la actividad de la comunidad científica seria y honesta, contribuye a alertar contra cualquier tipo de charlatanería, pero todo lo que es falso tarde que temprano cae por su propio peso. La población usuaria de la terapéutica homeopática no se circunscribe únicamente a gente ignorante, sino que a lo largo de su historia de más dos siglos, grandes y modestas personalidades de diversos estratos socioculturales, se han beneficiado con su uso.
Algo que también ha contribuido al desprestigio de la homeopatía ha sido la proliferación de “habilitados express” por instituciones educativas sin escrúpulos y que con el único afán de lucrar sin pensar seriamente en las consecuencias futuras de esta actitud ofrecen diplomados o cursos de 2 a 6 meses, de manera tal que un albañil, un carnicero, un mecánico, una ama de casa o un abogado con el debido respeto que me merecen estas dignas y honrosas actividades, de la noche a la mañana cambian su indumentaria laboral por la bata blanca, abren su consultorio y aunque operando clandestinamente se hacen llamar médicos homeópatas
Jejeje desgraciadamente para tu discurso no cuela tu intento de distinguir entre homeópatas buenos y homeópatas malos. Lo que falla en la homeopatía no son las buenas o malas prácticas de sus "especialistas" ni el nivel de sus "conocimientos" al respecto. Lo que falla de la homeopatía es que sus principios son radicalmente FALSOS. La prueba es quela homeopatía NUNCA ha pasado la prueba estandar del método científico aplicado a la medicina: el ensayo de doble ciego. Para más inri, los homeopatas se niegan por sistema a someter a dicha prueba sus practicas, sabedores que como le ocurrió a Benveniste, la prueba del doble ciego demostraría palmariamente la falsedad e inutilidad de sus productos.

Anonymous escribió:

Entiendo la incertidumbre que ocasiona el no poder someter a la homeopatía bajo un riguroso enfoque cuantitativo de investigación. En homeopatía no hay enfermedades sino enfermos, no hay faringoamigdalitis aguda o crónica, no hay asmáticos, no hay diabéticos, no hay cancerosos, etc. etc., lo que hay solo son individuos que presentan una alteración de la salud manifestada a través de signos y síntomas; es decir, enfermos y ninguno es semejante a otro cada uno de ellos tiene una manera muy peculiar de enfermar, no se les puede distribuir por grupos. En la medicina “clásica” u “oficial” como ejemplo, se pueden agrupar a 200 sujetos quienes se han diagnosticado con amigdalitis aguda y de todos ellos hacer dos grupos de 100, a un grupo aplicar un determinado antibiótico y a otro grupo control un placebo sin que el investigador ni el sujeto de experimentación sepan lo que se le administró, antibiótico o placebo previamente codificados; esto es un estudio doble ciego y dado que los datos obtenidos se representan mediante cantidades y se analizan por métodos estadísticos se tiene un enfoque netamente cuantitativo
Blablablabla. Traduzcamos tu cháchara (aparentemente bienintencionada y respetuosa) a la medicina tradicional con un ejemplo concreto de dolencia, habitual y de sobra conocido por la mayoría: el dolor de cabeza común, que alguna vez casi todos hemos padecido.
Veamos (de manera sintetizada) como actúa la medicina frente al dolor de cabeza normal (insisto en que no es de la migraña de la que hablo, sino el dolor de cabeza "normalito y corriente" que casi todos alguna vez hemos sentido en algún momento): como producto de investigaciones (el origen teorico, el desarrollo, etc es irrelevante) se descubren varias sustancias químicas que se piensa que pueden aliviar el dolor de cabeza. Tras evaluar y confirmar su seguridad en rigurosos estudios previos, se someten al ensayo de doble ciego sobre una muestra representativa de pacientes con dolor de cabeza: a unos se les dan las sustancias candidatas a medicamentos y a otros un placebo, con la siguiente particularidad del DOBLE CIEGO: ni los enfermos ni los médicos-especialistas que posteriormente deben evaluar los resultados (es decir si al paciente le ha desaparecido, mejorado, sigue igual o empeorado) su dolor de cabeza saben de antemano cuales pacientes han recibido qué sustancias y cuales han recibido el placebo: al final del proceso, aquellas sustancias que hayan mejorado sustancialmente los efectos del placebo se convierten en medicamentos probados y eficaces contra el dolor de cabeza, . De esta manera (Y DE NINGUNA OTRA) se GARANTIZA que los ttos REALMENTE eficaces contra el dolor de cabeza se puedan distinguir de los beneficios del simple efecto placebo:por ejemplo la ASPIRINA sin ir más lejos. ¿Alguien en su sano juicio piensa que la ASPIRINA no es un medicamento eficaz contra el dolor de cabeza normal y corrientel?.
Ahora hagamos el experimento mental de aplicar tu cháchara homeopática sobre que no hay enfermedades sino enfermos al ejemplo anterior:
"Para la homeopatíía no existe el dolor de cabeza corriente, sino individuos que padecen lo que llamamos dolor de cabeza corriente. Como cada individuo es individual e irrepetible, no podemos solucionar el dolor de cabeza corriente en general, sino cada dolor de cabeza de cada individuo particular. Por eso estudiamos a fondo a cada individuo (lo cual dicho sea de paso justifica nuestras generosas tarifas) y al final le recetamos agua con algo diluido(tantas veces que el resultado es indistiguible del agua o sea del mero placebo) y que resulta que le quita el dolor de cabeza: ergo la homeopatía funciona. a pesar de que ni de coña estamos dispuestos a demostrarlo en un proceso de doble ciego, al que nos oponemos con el argumento (falaz) de que no tratamos con grupos sino con individuos. ¡¡¡¡Como si la aspirina se administrara, en vez de individualmente para curar el dolor de cabeza de individuos concretos, en masa para tratar dolores de cabeza compartidos!!!!!.
La única realidad es que la homeopatía se niega a someterse a la prueba del doble ciego (a la que por supuesto podría someterse si le diera la gana, exactamente igual que la medicina) porque sabe de antemano que puesto que no es más que agua, sus resultados en caso de someterse adicha prueba, serían por definición exactamente igual a los obtenidos por el placebo: ni mejores ni peores, rigurosamente idénticos.
Anonymous escribió:
.
La terapéutica homeopática es sumamente compleja y para comprenderla y aplicarla eficazmente es preciso estudiarla profundamente, cada día y durante toda la vida, pero la pereza mental es el primer obstáculo a eliminar, todo se pretende obtener “pelado y en la boca”.
Los homeópatas pueden hacer el pino puente, resolver ecuaciones matemáticas de 5º grado o interpretar la danza de la lluvia, que a la postre tanto da: mientras no superen el ensayo de doble ciego (al que sistemáticamente se niegan a someterse porque como ya he mencionado es literalmente imposible que superen puesto que sus productos no son más que agua y por tanto placebos) su credibilidad científica es NULA. Cosa completamente distinta es su rentabilidad económica: insisto, no hay que echar un vistazo a cualquier farmacia española en la que con el mayor descaro se publicitan y venden los ttos homeopáticos para darse cuenta de lo rentable que es esta gigantesca estafa que es la homeopatía incluso, para los que como los farmaceúticos reciben del Estado el monopolio de la venta de medicinas (monopolio que dicho sea de paso les reporta pingües beneficios).
_________________
Si usted muriera y llegara a las puertas del cielo, que le diría a Dios para justificar el ateísmo que ha preconizado a lo largo de su vida?

Citaría a Bertrand Russell: “No había pruebas suficientes, Señor, no había pruebas suficientes.”

Richard Dawkins
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Invitado






MensajePublicado: Jue 25 Ago 2011 04:09:51    Asunto: Responder citando

De todas formas agradezco con sinceridad sus interesantes opiniones aunque algunas malintencionadas y ofensivas las aprecio porque estoy seguro que “nadie le tira pedradas al árbol sin fruto”. No estoy intentando vender algo, mi interés es la suerte de los enfermos particularmente los crónicos, inconformes con la terapéutica convencional y que claman por probar otra alternativa, en consecuencia carezco de motivo para engañar, solo expongo mi personal punto de vista sobre el tema y se que cada quien es responsable de que lo tome o deseche según le convenga.
Desde luego, que comprendo que “negocios son negocios” y hasta la misma industria de productos homeopáticos no está exenta de que su interés primordial pudieran ser las ganancias, y que alguna empresa farmacéutica pueda elaborar indistintamente tanto fármacos homeopáticos como no homeopáticos; sin embargo, a lo que me refería en mi anterior comentario, es al presunto interés por el desprestigio de la homeopatía debido al fenómeno de competencia que se despliega entre dos empresas antagónicas, una que produce solo fármacos convencionales y otra que produce únicamente medicamentos homeopáticos, comparable a la guerra que se suscita entre las empresas refresqueras de cola disputándose el mercado consumidor.
Por otra parte y si no se ha comprendido; la estimación de gratuidad del fármaco homeopático se otorgó en mi comentario previo, en el sentido de que una dilución homeopática mantenida bajo ciertas condiciones de preparación y almacenamiento prácticamente no tiene fecha de caducidad y porque, una dilución de 30 c.c. por ejemplo, de cualquier medicamento llámese Belladona, Nux Vómica, etc., obtenida de un laboratorio confiable, jamás se vuelve a comprar debido al procedimiento de “siembras” conocido en el medio homeopático, de manera tal que de ese frasco de 30 cc. que costó una mínima cantidad, es factible preparar una cantidad indeterminada de réplicas por un costo relativamente nulo ya que lo único que requeriría sería alcohol de 96º, agua, glóbulos de azúcar, frascos. Desafortunadamente esto sólo lo podría entender quien ralamente conozca la farmacopea homeopática.

Es cuestión de sentido común que en cualquier profesión existen buenos y malos, creo que eso es indiscutible, tanto en la medicina convencional como en la homeopática y en cuanto a que: “Lo que falla de la homeopatía es que sus principios son radicalmente FALSOS”, abría que precisar a qué principios se hace referencia y si son falsos explicar por qué los son y si se han hecho los estudios doble ciego para descartarlos; es decir, para considerarlos falsos favor de mencionar las fuentes originales.

Lo del caso Benveniste si bien no aporta nada a la homeopatía, tampoco la desacredita. Benveniste no era homeópata ni su pretensión era demostrar si la homeopatía funciona, su interés consistía en demostrar “in vitro”, si las altas diluciones de una sustancia (IgE) tenían algún efecto sobre la degranulación de los basófilos, cuestión que resultó polémica y hasta la fecha no resuelta; pero insisto, eso no es homeopatía, ni demuestra si funcionan o no los productos homeopáticos en los enfermos.

Finalmente quiero decir, que la cuestión del doble ciego la esgrimen como si fuera lo único auténtico en la ciencia, ya he manifestado que en mi opinión no aplica con rigor en la experimentación en homeopatía y si este argumento no satisface su intelecto, enhorabuena, les deseo el mayor de los éxitos en el uso de la terapia de su preferencia, la medicina homeopática se sigue y seguirá expandiendo y oficializando por el mundo entero aún sin experimentos en doble ciego.
Volver arriba
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> De todo un poco Todas las horas son GMT + 2 Horas
Ir a página 1, 2  Siguiente
Página 1 de 2

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
Puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro


Powered by phpBB © 2001, 2004 phpBB Group
 

Página alojada en http://www.Oldno7.org


Fotomaf - Galeria de fotos de Mauro A. Fuentes